Benditos en el “ombligo” del mundo

    Publicado en marzo 22, 2012

    LEON, Gto.—Agua bendita cae sobre reporteros. Es uno de los últimos toques de la organización de la visita del papa Benedicto XVI, en el vigésimo tercer viaje internacional de su pontificado, que convierte al Bajío en el “ombligo” del mundo, desde hoy y hasta el lunes.

    Juan Arvizu Enviado
    juan.arvizu@eluniversal.com.mx

    El rocío bendito lo esparce el arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, y baña computadoras en las que los periodistas escribirán sus noticias, y también toca a infanterías de la información, entre quienes están monjas entrevistadoras y sacerdotes reporteros.

    Martín Rábago, en hábitos sacerdotales, narra el pasaje del Evangelio, según Marcos, cuando Jesús dice a sus discípulos que vayan por el mundo a predicar, y dice a los periodistas que el papa Benedicto XVI, que llegará en unas horas a estas tierras, es un predicador de buenas noticias, en este mundo de nuevas que apenan.

    Los informadores habituados a tensiones y riesgos de conflictos, están de pronto en medio de un rito católico, llevado a cabo a manera de inauguración del Centro Internacional de Prensa de la visita papal. Un rito de parroquia, entre periodistas, autoridades gubernamentales, el nuncio Christophe Pierre y Carlos Aguiar, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). 

    Esta noche el fervor religioso por la visita del líder de los católicos asoma en estampas minúsculas, como la animosidad de fieles que llegan al Colegio Miraflores, donde pernoctará el peregrino. Es la primera ocasión en que un papa pisará con sus sandalias color vino esta tierra, y sin embargo, la imagen de Juan Pablo II está por doquier, en forma de recuerdos, en fotografías.

    Más surrealismo, pues en espera de Joseph Ratzinger, en el ánimo de esta ciudad que se vuelca a las calles a aclamar al Papa, está presente la memoria de Juan Pablo II, un líder a prueba del olvido.

     

    Comments are closed.